Sexualidad, tabú en la literatura escrita por mujeres

La reivindicación literaria de las mujeres es una forma de estar paradas en donde la iluminación del escenario apunta, lo que implica ser vistas, estar expuestas a la opinión pública. Pero, ¿basta con ser visibles? No. La literatura es para ser leída. La proeza de anotar cada una de las singularidades de sus libros, es lo que resultó inevitable y cautivador en el transcurso del año pasado. 

En esta labor de reseñar o hacer ensayos sobre literatura escrita por mujeres, la primera dificultad que concienticé, a través de las lecturas y los meses, fue la de “matar al ángel del hogar”, ese personaje creado por Virginia Woolf:

“… Descubrí que si quería dedicarme a la crítica de libros, tendría que librar una batalla con cierto fantasma. Y este fantasma era una mujer, y, cuando conocí mejor a esta mujer, le di el nombre de la protagonista de una famosa poesía, «El Ángel de la Casa». Ella era quien solía obstaculizar mi trabajo, metiéndose entre el papel y yo, cuando escribía reseñas de libros. Ella era quien me estorbaba, quien me hacía perder el tiempo, quien de tal manera me atormentaba que, al fin, la maté (…) La describiré con la mayor brevedad posible. Era intensamente comprensiva. Era intensamente encantadora. Carecía totalmente de egoísmo (…) estaba constituida de tal manera que jamás tenía una opinión o un deseo propios, sino que prefería siempre adherirse a la opinión y al deseo de los demás (…) Descubrí que ni siquiera la crítica de una novela se puede hacer, sin tener opiniones propias, sin expresar lo que se cree de verdad de las relaciones humanas, de la moral y del sexo. Y, según el Ángel de la Casa, las mujeres no pueden tratar libre y abiertamente estas cuestiones”.

Después de leer este fragmento de Woolf llegó la incertidumbre: ¿cómo reseñar los libros escritos por mujeres sin permanecer en la cómoda postura del halago y los aplausos? A sabiendas de que la marginación femenina en la cultura y en especial en el ámbito literario comienza a denunciarse, me resultó un reto no dejarme llevar por el ímpetu de visibilizar y no permitir que la condescendencia hacia mi propio género me dictara todo lo que escribiría sobre sus textos.

Para las mujeres, el derecho al voto vino acompañado del derecho a la opinión pública. Poder opinar está intrínsecamente relacionado con poder escribir. Y tanto quienes escribían los libros como quienes los reseñaban eran predominantemente varones. Mujeres marginadas de la prensa y de la literatura hasta apenas algunos lustros. Imaginemos a una mujer que escribe reseñas de libros de erotismo para un periódico o revista de gran circulación a nivel nacional… Hace unas décadas eso hubiera generado polémica. Eso explica porqué hasta ahora salen a la luz una cantidad insospechada de textos escritos por mujeres que fueron firmados con nombres masculinos. En este sentido, la literatura como ejercicio de libertad es un sendero pedregoso en el caso de las escritoras.

No se trata de contraponer para enemistar sino de hacer énfasis en el contexto —social, político, cultural, económico— que impide el reconocimiento pleno de la literatura escrita por mujeres, de tratar de concientizar sobre dicha marginación para poder erradicarla. 

Brenda Pichardo (Ciudad de México).

Nota publicada originalmente en La Liebre de Fuego, si gustan leer el ensayo completo, puede ir al siguiente link 🙂

https://liebredefuego.com/2019/02/06/tintavioleta-sexualidad-tabu-en-la-literatura-escrita-por-mujeres/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s